fbpx

Qué visitar

Girona

Etapa Carrilet I

Etapa Carrilet II

Ruta del Carrilet I

Ruta del Carrilet II

Ruta Girona - Sarrià de Ter

1. LA CIUDAD HISTÓRICA

La ciudad histórica de Girona se estructura a partir de dos recintos fortificados: la Força Vella, que corresponde a la fundación romana, y el ensanche medieval, resultado de la ampliación de las murallas durante los siglos XIV y XV. Conservada con una extensión y un nivel de integridad notables, acoge una gran cantidad de elementos de interés patrimonial, entre los que destacan:

  • La catedral (s. XI-XVIII): Destaca su gran nave gótica (s. XV-XVI), que, con 23 metros, es el espacio de bóveda única de crucería más ancho de la arquitectura mundial.
  • El callo barrio judío(s.XII-XV): Se encuentra entre los mejor conservados de Europa. Acoge el Museo de Historia de los Judíos, que cuenta la historia de las comunidades judías medievales de Cataluña, con una atención especial a la de Girona y posee una colección única de lápidas hebreas medievales procedentes del cementerio judío de Montjuïc.
  • Basílica de Sant Feliu(s. XII-XVII): Se trata de uno de los edificios góticos más representativos de la ciudad, sobre todo por su esbelto campanario y al mismo tiempo torre de defensa (s. XIV-XVI). La cabecera románica se completó más tarde con las naves góticas y la fachada barroca (s. XIII-XVIII).
  • Baños Árabes (s. XII): Sus elementos más admirables son la estancia de la entrada, destinada a vestuario y sala de descanso y cubierta con una bóveda anular, y la cúpula que corona la piscina central.
  • Sant Pere de Galligants (s. XII): Con un templo de planta basilical de gran monumentalidad y unos capiteles de considerable interés iconográfico en la nave central y el claustro, este monasterio benedictino (s. XII) forma, con la cercana capilla de Sant Nicolau, un conjunto románico lombardo de los más notables de Cataluña.
  • Las murallas: Las murallas romanas son aún visibles en la plaza de Sant Feliu, en los portales de Sobreportes y Rufí y en la torre Gironella.
  • Las casas del Onyar: Se caracterizan por las fachadas pintadas de vivos colores, que, con la catedral y Sant Feliu como telón de fondo, configuran la postal más emblemática de Girona. Entre los puentes que cruzan el río destaca el de Peixateries Velles (1877), construido por la casa Eiffel. Por otra parte, la Casa Masó (1911-12 / 1918-19), casa natal de Rafael Masó (1880-1935) y una de las obras más importantes de su producción arquitectónica.

 

2. EL VALLE Y EL MONASTERIO DE SAN DANIEL

El valle de Sant Daniel es una extensa zona verde cerca del centro histórico de la ciudad con parajes sombríos, rieras, torrentes, fuentes de agua y un monasterio como epicentro que, según la tradición, se edificó para acoger y venerar los despojos de Sant Daniel, monje ermitaño armenio y muerto decapitado el año 888 en Arles de Provence durante el dominio árabe. El monasterio de Sant Daniel, fundado por la condesa Ermessenda, data del siglo IX, y ha albergado monjes benedictinos durante miles de años a lo largo de su historia, y aún hoy en día está habitado. Destaca por dos elementos románicos (con añadidos góticos) de gran importancia: el claustro (s.XII-XV) y la iglesia, que acoge el sepulcro de Sant Daniel (s.XIV), de estilo gótico y de alabastro policromado, obra del maestro Aloi. El entorno que rodea el monasterio es ideal para la práctica de actividades al aire libre y se caracteriza por su diversidad de paisajes: los bosques de ribera a lado y lado del trazado del río Galligants, los bosques de las Gavarres dominados por pinos y alcornocales, y los campos con masías diseminadas que antiguamente eran habitadas por las familias que vivían de la agricultura de subsistencia, complementada con la ganadería y el aprovechamiento de los bosques. Des del mirador de Can Garcia podemos apreciar todo este mosaico de paisajes y gozar de vistas de todo el valle, con los campanarios del monasterio de Sant Daniel y de la catedral al fondo. Otros parajes refrescantes y rodeados de naturaleza que tampoco se pueden perder son la plaza de las Sardanas, cuyo nombre se debe a la presencia de los restos de una antigua edificación escalonada destinada a los músicos que tocaban en las coplas, y la fuente del Ferro, un área de descanso y de pícnic ideal para recuperar fuerzas en cuyo medio hay una fuente de especial interés geológico por la presencia de hierro y de anhídrido carbónico en disolución que dan un sabor picante al agua.

 

3. LOS HUMEDALES DE SANTA EUGENIA

En octubre de 2008, se completó la recuperación de los humedales de las huertas de Santa Eugenia, en terrenos municipales incluidos dentro del ámbito natural de la Red Natura 2000, de aproximadamente una hectárea. Esta actuación permitió recuperar un espacio natural que fue desecado como consecuencia de la transformación de los humedales en huertas. La zona de humedales consta de dos estanques: uno de ellos destinado al uso público y otro a investigación con el fin de preservar la flora y la fauna de la zona. El agua que los nutre es la que se recoge de los canales que riegan las huertas antes de que ésta retorne al río Ter. Desde aquí se puede divisar el río ter y su espléndido bosque de ribera con alisos, chopos y fresnos.

DirecciónGirona (Oficina de Turisme)
Rambla de la Llibertat, 1

Catedral de Girona

Noticias