fbpx

Qué visitar

Molló

Etapa Valle de Camprodón

1. CAMINO DE LA RETIRADA DE MOLLÓ A PRATS DE MOLLÓ

Al final de la Guerra Civil Española, entre el 27 de enero y el 13 de febrero, entre 85.000 y 95.000 personas cruzaron el Pirineo, entre los valles de Camprodon y del Vallespir, camino hacia un exilio que para la mayoría sería largo y penoso. Muchos de estos refugiados fueron acogidos en un primer momento por los habitantes de Prats de Molló. Esta localidad se convirtió en un improvisado campamento en donde miles de refugiados fueron atendidos. El itinerario del Camino de la Retirada recorre uno de los muchos caminos del exilio, que nunca hubieran tenido que existir.

 

2. PARC NATURAL DE LES CAPÇALERES DEL TER I DEL FRESER

El Parque Natural de las “Capçaleres del Ter i del Freser”, emplazado en la comarca del Ripollès (Girona), comprende las muestras más orientales de alta montaña del Pirineo axial catalán, correspondientes a los conjuntos montañosos que configuran las cabeceras de los ríos Ter y Freser. Se trata de un territorio de notable complejidad orográfica y de gran diversidad paisajística; factores que, añadidos a una importante extensión y a la considerable amplitud altitudinal, permiten la existencia de muestras muy variadas y ricas de las estructuras geológicas, los ecosistemas, los hábitats y las comunidades vegetales, las especies y los paisajes de esta zona del Pirineo.

Desde el año 2015, un total de 710 hectáreas del término municipal de Molló (16,5%) forman parte de este parque natural, que va desde el sector de Costabona y los Manantiales del río Ritort hasta Coll d’Ares, resiguiendo la carena fronteriza del Vallespir. Se trata de un sector de elevado interés por el patrimonio natural y cultural, puesto que incorpora hábitos de interés asociados a las comunidades de prados acidófilos (secos o de alta montaña) y también con pinares de pino negro. Culturalmente, incluye una importante cañada (vía de trashumancia) y fue escenario de la Retirada (1939) durante el exilio republicano, que cruzaba la frontera a la altura de Coll d’Ares y Coll Pregon.

 

3. SANTA CECÍLIA DE MOLLÓ (BIEN CULTURAL DE INTERÉS NACIONAL)

El primer documento escrito donde aparece el nombre de Molló (Mollione) fecha del 936, año de la consagración de la iglesia de Santa Cecilia, pero se tiene conocimiento que la iglesia de Molló ya funcionaba, o estaba a punto de funcionar, en 904. Hace falta, por lo tanto, situar los orígenes de Molló en los primeros pasos de la forestación de Cataluña iniciado por Guifré lo Pelós. A finales de los siglos IX y X se realizó la repoblación de los valles del Ter bajo el dominio del conde de Besalú, y finalmente el 1141 pasó bajo la protección del monasterio de Ripoll. El año 1428, el municipio fue sacudido por un fuerte terremoto, que destruyó muchas casas y parte de la iglesia de Santa Cecilia, que posteriormente se reconstruyó. La iglesia parroquial de Santa Cecilia es una magnífica construcción románica, abierta a los cuatro vientos. Fecha de finales del s. XII y es un edificio formado por una sola nave de considerables dimensiones acabado en un ábside semicircular, mucho más estrecho que la nave. En 1952, durante las obras de restauración del campanario, se sustituyeron los capiteles de las ventanas del piso superior, por dos óculos a cada cara. Es muy remarcable el portal de entrada, al muro de mediodía, prácticamente carecido de elementos esculpidos. Sobre las arquivoltas y el tímpano, lisos, encontramos un ancho coronamiento decorativo, formado sucesivamente por una cornisa cilíndrica horizontal, un friso de dientes de sierra, un rosario de arcuaciones ciegas soportadas por pequeñas ménsulas zoomórficas, un segundo friso de dientes de sierra y, finalmente, una imposta decorada con tallos. Este conjunto se encuentra construido en un muro saliente, adosado al muro de la nave, y bajo un pequeño alero en azotea. En el interior, encontramos dos capillas poco hondas, que apuntan justo un inicio de crucero. Su poca profundidad se aprecia también observando desde el exterior, donde solo se perciben unos muros del mismo grosor que el que alojaba la portada. En el interior del templo se conservan algunas picas de diferentes épocas. Otro elemento importante que completaba el conjunto, la puerta decorada con formas de hierro desapareció durante la Guerra Civil española. Hoy en día, sólo se conserva un gran cerrojo en forma de serpiente.

DirecciónMolló (Ajuntament)
C. de Sant Sebastià, 2

Molló y dos vacas

Noticias