fbpx

Qué visitar

Sant Joan de les Abadesses

Tramo de enlace Ruta del Hierro - Carrilet

1. MONASTERIO DE SANT JOAN DE LES ABADESSES

Fue fundado en el siglo IX por Guifré el Pelós, aunque la construcción actual data del siglo XII. La disposición de los ábsides responde a una influencia occitana. Guarda en su interior un magnífico grupo escultórico del siglo XII conocido popularmente como Santíssim Misteri, obra de transición entre románico y gótico que representa el descendimiento de la cruz. También se encuentran dos retablos góticos dedicados a San Agustín y a Santa María la Blanca, y el sepulcro del Beato Miró, también de estilo gótico. Las tres piezas son un ejemplo de la producción del importante taller de escultura que acogió la población en el siglo XIV. El claustro gótico, de planta trapezoidal, con los arcos románicos que comunicaban con la sala capitular, y la capilla barroca de los Dolores con una preciosa talla contemporánea de la Piedad, del escultor Viladomat, completan el conjunto.

 

2. PALACIO DE LA ABADÍA

Residencia de los abades, data de los siglos XII-XV. El escudo que se conserva en la mayor parte de los capiteles del claustro interior es de Arnau de Vilalba, el abad que lo hizo ampliar. En un anacronismo poético, el poeta Joan Maragall lo convirtió en escenario de la leyenda del Comte Arnau.

Se pueden visitar los espacios siguientes: Romànic, una volta pel Ripollès, exposición que hace un recorrido por la arquitectura románica religiosa del Ripollès, de los siglos XI, XII i XIII, mediante unas reproducciones que se han construido utilizando los mismos materiales que las iglesias reales: piedra, pizarra, hierro y madera. El edificio también acoge el Centro de Interpretación del Mito del Comte Arnau y el centro de exposiciones Espai Art l’Abadia.

 

3. POZA DE MALATOSCA

Cerca del Molino de Malatosca, en Sant Joan de les Abadesses, se encuentra la “cascada de las brujas”. Recibe este nombre porque fue un punto de reunión y refugio de seres mágicos. Existe una leyenda que cuenta que, un día la comadrona del pueblo ayudó en el parto de una de las brujas y, a cambio de sus servicios, le pagaron con un puñado de lentejas. La comadrona consideró insuficiente la paga y tiró las lentejas al río Ter. A la mañana siguiente descubrió que una lenteja se había quedado en su delantal y se había convertido en una moneda de oro. Se trata de un lugar que se caracteriza su gran importancia natural, paisajística, cultural i histórica del municipio de Sant Joan de les Abadesses.

La encontraremos siguiendo la Ruta del Ferro i del Carbó, la vía verde que une Ripoll con Sant Joan de les Abadesses y Ogassa (Ruta del Hierro y Carbón). Salimos en el quilómetro 9 de esta vía y seguimos unos 300 metros en dirección Ogassa. Después de cruzar la carretera de Ogassa, continuamos por la vía verde unos 200 metros más y encontramos una pista a mano derecha que desciende en dirección al río. Aquí también encontramos un cartel de madera con las letras “GORG DE MALATOSCA” que nos señala un camino de tierra que baja hasta la cascada. Esta nos queda a mano izquierda del camino. Si seguimos en él por la derecha podremos ver el molino al otro lado del río. Tras subir una pequeña cuesta llegaremos al cruce de la vía verde con la carretera de Ogassa.

DirecciónSant Joan de les Abadesses (Oficina de Turisme)
Pl. de l'Abadia, 9

Claustro del Palacio de la Abadía

Noticias