fbpx

EL SECRETO DE LAS RIBAS DEL TER EN BESCANÓ

Plana de Vilanna (Vivers del Ter) – Reclosa d’en Joga

El municipio de Bescanó, en los contrafuertes orientales de Les Guilleries, tiene una superficie aproximada de 36 km² y comprende los pueblos de Bescanó, Estanyol, Montfullà y Vilanna, además del núcleo del Pla de Trullars y la urbanización de Mas Llunès. Su característico relieve y su amplia superficie forestal contribuyen a la concentración de los cascos urbanos en las zonas con pendientes más suaves situadas en las proximidades del Ter o en la depresión de La Selva. Asentado al oeste del Pla de Salt, el término de Bescanó aprovecha las aguas del río Ter desde hace siglos.  Es testigo de ello la acequia Monar, que desde el siglo xi —según parece, impulsada por los condes de Girona— regaba las tierras del término. También se aprovechan las aguas de la acequia de Bescanó, conocida como el Rec Gros, derivadas del Ter por la orilla derecha, río abajo de la colonia de Bonmatí, y que riegan la parte septentrional del término. Antiguamente había existido un paso de barca que se utilizaba para salvar el curso del Ter y permitir la comunicación entre Bescanó y Sant Gregori. El último barquero, Varisto, pasó la barca hasta 1974. Al pie del embarcadero ha quedado el hostal del barquero.

 

Puntos de interés del municipio no incluidos en el Secreto

  • Iglesia de Sant Llorenç. De época románica, sufrió numerosas transformaciones. Se quedó pequeña y en 1963 fue bendecida una nueva iglesia construida bajo la advocación de Assumpta y obra del arquitecto Ros Casadevall.
  • Puig de la Torre o de Can Cendra. Se encuentran restos de un poblado ibérico (siglos iv-iii a. C.) y cerámica, monedas, objetos de hierro y joyas de aire helenístico.
  • Vilanna. Pequeño núcleo situado en la parte de poniente del término de Bescanó, de interés por la pequeña iglesia de origen románico de Sant Mateu, que se reedificó en 1678. El lugar es de especial belleza por el equilibrio con el entorno: una pequeña iglesia de campanario altivo, cubierto de una pirámide y rodeado de cipreses que nos dan la bienvenida.
  • En el término hay varias capillas, como las de Santa Anna, Santa Margarida, Sant Sebastià y Sant Bartomeu (románica), cerca de la masía de Can Pol de Baix.

Kilómetros 3,9 km (tramo existente) – en obras

Dificultad Mínima

Pavimento Ruta naturaleza

Transport peu o bicicleta

Tipus de secret camins-fluvials

Las orillas del Ter en el municipio de Bescanó nos lo dan a conocer como un río trabajador, cuyo aprovechamiento de las aguas viene de lejos, tanto para el regadío como para mover los molinos, generar energía para tres centrales hidroeléctricas o ser el motor de la antigua fábrica textil Grober. Resiguiendo su itinerario, se descubren los paisajes fluviales con su fauna y vegetación características. Al inicio de la ruta se pueden observar las zonas de cultivos del norte del municipio, pero a lo largo del recorrido predomina la vegetación de ribera. En estos ambientes la sombra la proporcionan los árboles del bosque de ribera, como alisos, sauces o plátanos. En cuanto a la fauna, viven aquellas especies vinculadas directa o indirectamente con el agua, que hallan alimento o refugio en los hábitats ribereños. Se pueden observar pájaros como el martín pescador, el cormorán grande, el martinete, el ánade azulón y la garza real, y también salamandras, ranas, nutrias, tortugas o varios peces como el barbo y la trucha.

 

1. Resclosa d’en Joga

La Resclosa d’en Joga, esclusa de hormigón y con forma de media luna, tiene unas dimensiones considerables. Aun así, no es demasiado alta, por lo que es muy frecuente que el agua sobresalga. El canal de la Grober se halla a la izquierda. Las aguas tranquilas hasta llegar a la esclusa, con la presencia de vegetación acuática, así como de varios hábitats que conviven en la zona, convierten dicho espacio en un lugar apto para la nidificación de varias especies de pájaros de humedal —como patos, cormoranes, lavanderas y martines pescadores o ardeidos—, y para las tortugas de agua, algunas de las cuales se pueden ver aisladas.  Tiempo atrás había sido una zona de baño. Se ha usado también como vado para pasar a pie y, bajo la corriente de la esclusa, se había adecuado como vado para vehículos.

 

2. Aliviadero y casa de compuertas del canal de la Grober

Se trata de un canal de unos 1.200 metros de longitud, construido con muros de guijas de río y en parte de hormigón, que discurre por el llano de Bescanó, a poniente del núcleo, entre la Resclosa d’en Joga y la central de la Grober. Recibe también las aguas del canal de desagüe de la central Berenguer y tiene alguna derivación que sirve para el regadío. Pasa por el molino de Benages, antes de llegar a la central. De origen más antiguo, debe el aspecto actual a la construcción realizada a raíz de la puesta en funcionamiento de la fábrica Grober, en 1893. A lo largo del recorrido se atraviesa el aliviadero, que en épocas de caudales abundantes se vuelve un paso inundado e  impracticable, motivo por el que hay que ser cuidadoso en este punto de la ruta.

 

3. Pas dels Carros

El Ter siempre ha supuesto un obstáculo para los habitantes de ambas orillas, los molinos no abundaban y había que encontrar puntos por donde atravesar el Ter. El Pas dels Carros era uno de esos puntos de fácil acceso, por donde se cruzaba el Ter entre los municipios de Sant Gregori y Bescanó y permitía llegar al molino para moler el grano.

 

4. El molino

El molino de Benages fue una propiedad transmitida por alianzas matrimoniales desde la época feudal hasta llegar a los condes de Berenguer. La reforma y ampliación del molino harinero están documentadas en 1761. El proyecto se acompaña con planos del edificio y de un croquis de la acequia del molino, de la acequia Monar y de los núcleos de población de Bescanó y Salt. La Grober compró el molino actual, junto con sus derechos de agua, en 1890, y  edificó bien próxima la fábrica textil.

 

5. Palau Berenguer

El palacio de los condes de Berenguer es una casa señorial formada por varios cuerpos adosados. Actualmente está protegida como Bien Cultural de Interés Local. El origen de esta casa se remonta a 1603. Durante el siglo xviii, el cortijo fue el centro administrativo de las propiedades feudales heredadas por los Benages. En el siglo xix el edificio se reformó y desde entonces es conocido como Cal Conde. La capilla-mausoleo adosada a la casa es un edificio de planta circular con ábside y dos capillas laterales. Se construyó por expreso deseo de la condesa con la voluntad de acoger los despojos del conde, que murió en 1879.

 

6. La Grober

En 1893 la empresa Grober i Cia. Societat en Comandita compró el molino de Benages (s. xvi), que tenía un derecho de aguas del Ter, y en el salto de agua instaló una central hidroeléctrica para suministrar energía eléctrica a la fábrica textil Grober, SA, de Girona. Junto a esta central se edificó la planta textil de Bescanó para la hilatura de lana y el peinado de algodón, una sucursal de la de Girona. Entre las estructuras de la antigua fábrica destaca la chimenea de baldosas. El resto de edificios, hoy mayoritariamente auxiliares de la fábrica, se destinaban a servicios para los empleados: viviendas para técnicos y directivos, guardería y locales del Cinema Unió, pero el sistema productivo de la empresa nunca llegó a funcionar como una colonia.

 

7. El paso de barca

El paso de barca de Bescanó se utilizaba para salvar el curso del río y permitir la comunicación entre los municipios de Bescanó y Sant Gregori. El primer documento sobre las barcas de Bescanó, utilizadas en el molino y en la esclusa, fecha de 1741.  Fijada a la maroma, la barca podía transportar una carreta y, fuera de ello, servía de plataforma flotante para cargar piedra para la esclusa del molino. En el s. xx, Evarist Anton, Varisto, el último barquero, edificó La Barca, una casa hostal. La tromba de agua de 1940 —con un nivel de agua que llegó a la cota 105— se llevó la barca y la casa. En el año 1974, el paso de barca de Bescanó dejó de funcionar.

 

8. Las orillas del Ter (enlace con la futura pasarela) y un punto con buenas vistas sobre el Ter i sus hábitats de ribera

El río Ter se muestra ancho y señorial a su paso por el núcleo de Bescanó, rodeado por el bosque de ribera, con sauces, alisos y algunas plantaciones de árboles propios de este tipo de bosque. En estas zonas llanas es donde el Ter se convierte en una ancha faja con alguna arroyada o brazo muerto que contribuye notablemente a mantener la biodiversidad, con rincones de aguas calmadas y poblaciones de anea, refugio para muchas especies de fauna fluvial. En este lugar también es donde se prevé construir la pasarela que conectará Bescanó con el pueblo vecino de Sant Gregori y el valle de Llémena.

 

9. Central Berenguer (en la propia vía verde). Hay un cartel instalado

La central hidroeléctrica, de estilo modernista, fue construida por el arquitecto Joan Roca i Pinet en 1916, por encargo del conde de Berenguer, con la intención de añadirla a la producción eléctrica de la línea de alta tensión que unía la central de Vilanna y Palamós. Suministraba también electricidad a las poblaciones que se encontraban en este trazado de 50 kilómetros. Las figuras monstruosas que adornan el canal del aliviadero fueron fruto de la imaginación de uno de los albañiles de la obra. Una de ellas, un dragón de estilo modernista, es la actual imagen turística del municipio.

mapa bescanó

Accede al Instamaps del Secreto

Acceder al mapa

Noticias

Servicios turísticos